1 año…¿Para olvidar?

Ésta entrada no es ningún diario, ni tampoco el personaje que la cuenta es real, simplemente he utilizado mis recuerdos para expresar por palabras el recuerdo de una clase. El recuerdo de unas personas más cariñosas y más amables que haya visto, puede que resulte un poco cursi, pero, ¿Desde cuando es “cursi” un discurso que vaya dedicado a mis antiguos compañeros de Maristas?

Querido amigo;

Ayer me acordé de mi antigua clase. Sí, la clase que ya hable, la de Maristas. Los he vuelto a mirar, y aunque hayan pasado, seis o cinco meses, aún recuerdo el primer día que entre en la clase. Manu, Ángel, Jorge, Eloy…todos estaban ahí, ¿Qué esperaba de ellos? Aún no lo sabía. Llegó Noviembre, después Diciembre, pronto empezarían los nervios de los exámenes de la primera evaluación. Algunos aprobaron, otros muchos suspendieron, pero seguíamos siendo una clase. Llegó la navidad y todos nos fuimos de vacaciones, bueno, antes había sido el viaje de fin de curso a París, en donde yo no pude asistir, pero como todo, el tiempo volvía a pasar rápido, y salimos de los turrones para pasar a Enero, en donde nos lo tomamos con menor coraje, llegó Febrero, 14 de Febrero, no paso nada en especial, llego Marzo, las prisas de los exámenes estaban a la espera pasaron Abril y Mayo, y pronto nos dimos cuenta que 2 de bachillerato había pasado, ¿Cómo ha pasado tan rápido? Aúno no sé nada de mi compañero de al lado, decían algunos, llego la Selectividad, muchos abandonaban el colegio tras diez años, otros se quedaban pero para poco tiempo. Nadie supo de los abandonaron el colegio durante el mes de Junio, unos se sacaron el carnet de conducir, otros se fueron a estudiar a otros sitios, pero lo único que sé, es que, todavía puedo sentirlos y oírlos. 

Ya ves ha pasado un año y aún me acuerdo del primer día de clase de bachillerato, ¿Imposible, dices? No, nada es imposible si amas a tú clase, si amas a todos los que han compartido contigo amor, sacrificio, dolor, no se van por mucho que tú quieras, porque sus risas están al lado tuya. Puede que ya no nos veamos más, pero sentirnos, nos sentiremos siempre. Eso se le llama amor. Amor porque sé que ellos recordaran el 4-9 del Franciscanos Maristas, recordaran a los profesores, y a todos sus compañeros. 

BJ42IsRCcAESI5g.jpg large
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s