Amistad….algo más que un sentimiento

Dos cosas tan diferentes entre sí y que al mismo tiempo, parecen estar irremediablemente unidas. Amar a alguien significa renunciar incluso a ti mismo. Arriesgarte a darlo todo por él, sin esperar nada a cambio pero deseando con todas las fuerzas de tu corazón que sepa corresponderte. ¿Que haríamos si pudiéramos enamorarnos de quién nos quiere ver o nos convenga más?

Hay tanto a lo que uno no termina por acostumbrarse pero que sin embargo, parece no querer irse nunca de ahí. Como las desilusiones y la certeza de saber, que para una persona por la que darías todo jamás serás lo único ni lo primordial.

Encontrar el amor es hallar un arma de doble filo. Puede volverte la persona más feliz sobre la faz de la tierra, o terminar por desangrarte lentamente al abrir heridas que amenazan con no cerrarse jamás. Esas son las peores, porque se quedan en el alma donde nadie las ve y son más mortales que cualquier veneno. Te dejan muerto en vida.

Cuando era más joven, solía creer que nada ni nadie me separaría de mis mejores amigos. Luego crecí y me di cuenta de que había que tomar decisiones. Elecciones que tarde o temprano, implicaban seguir un camino distinto al de ellos.

A veces los intereses personales son los que nos terminan separando, otras simplemente los malentendidos. He aprendido que si bien la amistad puede ser hermosa, también llega a convertirse en lo más frágil. No solo son los momentos difíciles los que la ponen a prueba, sino el tiempo mismo. Porque los lazos que llegan a ser verdaderos, no se ven afectados ni por las decisiones personales ni por el paso de los años.

Hoy he adquirido más experiencia, abandone algunos sueños y logré algunas cosas que me había propuesto. Tome mi propio sendero. No sé lo que me depara el futuro, ni si podré contar para siempre con mis amigos en él. Estoy dispuesto a disfrutar el momento y permanecer a su lado, en la medida de lo que me sea posible.

Porque si nos apartamos, al menos tendré los buenos momentos para recordar.

Es curioso como el amor puede surgir en los momentos menos esperados y hacia quién menos imaginaste amar. Me gusta pensar que el destino es caprichoso, porque nos pone pruebas que muchas veces, parecen imposibles. La primera vez que te vi, tenía la seguridad de que no llegarías a provocarme más que indiferencia y desagrado. No sabría decir el porque de manera exacta. Quizá es porque después de todo somos demasiado diferentes. Y las personas tendemos a rechazar aquello que no conocemos.

Sin embargo, aquí estoy, lejos de lo que sentía en un principio y más cerca de sensaciones que aunque me esfuerce por negar, son provocadas solamente por ti. No sé como pudo ocurrirme ni cuando comenzó. Cuando me di cuenta, no podía escapar de lo que sentía. Ya no puedo hacerlo.

¿Me corresponderás alguna vez? Quizá esa sea una duda que me persiga por el resto de mi vida. Porque soy cobarde. Porque cada vez que te miró a los ojos, no puedo distinguir otra cosa más que las mismas mentiras que suelo decir, al afirmar que me fastidias. Y ese se ha convertido en mi más grande temor.

Puedes decir que soy una persona desafortunada, por las cosas que me han sucedido últimamente. Yo también lo diría. Sin embargo, me he dado cuenta de que no puedo hacerlo porque a pesar de todo, sigo todo lo bien que podría estar a pesar de todo. Y de todos. Cuesta trabajo creerlo ¿no es así?

Pero he decidido que a partir de hoy no permitiré que esto me detenga, porque soy más grande que los obstáculos que se quieren interponer entre mis sueños y yo. Pienso que antes de mí existieron muchas personas, que aún con todas las circunstancias en su contra, lograron hacer todo lo que querían. Y yo no tengo porque ser diferente a ellas, pues sé que aún cuento con lo más importante: mi salud y mi inteligencia. Y las ganas que tengo por sobresalir.

Llámame iluso o intenta que “vuelva a poner los pies sobre la tierra”. Quiero que lo hagas, porque en realidad me darás más razones para nadar contra la corriente. Y porque puedes estar seguro de que no aceptaré más excusas, ni por mi parte ni por la de los demás, para no llegar tan lejos como quiera hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s