la carta

El paseo marítimo estaba iluminado por las luces de los locales, que parecían decepcionados a aceptar que la temporada veraniega hubiese acabado, y lo mismo les pasaba a los clientes, que disfrutaban del fresco nocturno en las terrazas mientras conversaban de las mismas cosas de siempre, amigos, familiares, tal vez algún que otro problema entre jóvenes parejas que no se adaptan bien. Tal vez almas perdidas entre el amor de los jóvenes de hoy día. Tened por adelantado que los amaneceres son siempre amargos porque preceden a la noche. Yo sentado en el banco mirando al mar y viendo a gente pasear, pienso que el amor es algo que va más allá de toda esperanza. El vivir con una persona para toda la vida está lleno de sufrimiento, pero también está lleno de amor. Aún retengo la carta del amor que se ha llevado el viento. Las penas no están para vivirlas solo o sin nadie. En mi cabeza pasan como un destello de luz las últimas palabras de la carta

” Vosotros los hombres os concentráis en una sola cosa. Las mujeres no, nosotras somos como las muñecas rusas, un nivel tras otro, y cuando llegas al final descubres que algo más grande que un amor de jóvenes promesas, descubres a tu otro yo. Marcharme es una  de las opciones que nunca he podido elegir. Pero sé que algún día nos volveremos a ver. Vive tu vida, porque eres joven, yo ya he cumplido mi promesa, ahora vive eternamente feliz antes de que el tiempo se agote”

Me levanto y pierdo el sentido, mi juventud me obliga a vivir la vida tal y como yo la pensé hace menos de diez años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s