Carta de una persona a un padre fallecido

Hola Enrique; Soy Álvaro Prian, un antiguo compañero de clase de tu hija Lucía, y un amigo suyo. Para empezar quiero explicar porque escribo esta carta en mi blog. En primer lugar, porque aunque no haya tenido el privilegio de conocerle en persona, sé que había sido un ejemplo para tus hijos y un ejemplo como padre. Sé que por alguna circunstancia, tu vida se trunco por algo que desconozco completamente. Asistí al entierro de usted  el sábado 15 de Marzo del presente año. Sé que no tengo mucho trato con su familia pero, tengo que admitirlo, soy un poco sensible al ver a gente a la que conozco sufrir, y más cuando vi a la madre de Lucía y a tu esposa, llorar desconsoladamente y eso para mí es algo que como persona me lastima y toca mi lado más sensible ver que alguien sufra tanto, me sentía estúpido por no poder ayudarla, porque al no conocerla bien, temía cometer un fallo y así agrandar más la pena que sufría tu esposa. No la conozco muy bien, pero tengo la certeza de que es una mujer fuerte y valiente. Sé que te preguntaras porque ahora, un adolescente como yo, escribe una carta en este blog, sin conocerte de ante mano. Bien, en defensa mía, puedo decir que Lucía, al menos yo la siento como una amiga, le he dicho muchas veces que puede contar conmigo para cualquier cosa, como ella hizo conmigo en infinidad de veces, y no es por devolverle la deuda, sino porque sé que Lucía es una buena amiga, y también porque sigue siendo una buena compañera de clase y eso para un compañero y amigo se agradece. Mi tacto con la familia es muy reducido, por no decir nulo, solamente conozco a Lucía, y de vista solo conozco a tu esposa y a tu hijo. Puede sonar estúpido, que alguien que no te conozca en persona y que no tenga relación con su familia, pueda ahora escribir una carta en mi blog. Algunas personas dirán, “bueno, este chico se aprovecha de estas circunstancias para quedar bien”, para mí hacer esto no es quedar bien con la familia, ni ganarme algunos cumplidos, yo no lo hago por eso, si lo hiciera por eso no escribiría esta carta, la escribo porque nace del corazón porque soy así, mi carácter es así. Sé que nadie va a leer esta entrada, pero sé que las personas a las que van dirigidas estás palabras, creo que les puede gustar, mucho o poco, pero lo importante es que escribo esta carta porque soy así, porque quiero ayudar a la gente que me dice amigo y a la que yo considero como amigos. Para acabar solamente diré que usted ha echo un buen trabajo, porque ha educado bien a sus hijos, ha echo mucho por su familia. Eso es lo que quería decirle a usted.

Se despide, Álvaro Prian, un fuerte abrazo señor Enrique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s