Alguien me vigila.

Desde la grada me veía una amiga de Beatriz, se llamaba Patricia Guerrero. Era una amiga de la misma edad que Beatriz  y mía. Ella tenía un brillo especial, más de una vez habíamos coincidido en las salidas nocturnas que habíamos echos los tres. El arbitro decretó el descanso, íbamos 2-o. Nos metimos directos al vestuario. Me senté y cogí un poco de agua para refrescarme.

– Eh, A. P 9 -me dijo Martins -buen gol de cabeza

– Gracies.

– Andreu, alguien te está buscando

Chema, el utillero me llamo. Patricia estaba detrás de él. Me acerqué a ella, y me abrazó.

– ¿Podemos hablar? –

– Claro

Los dos nos fuimos a una sala reservada cerca de los vestuarios. Ella cerró la puerta  me miró.

– Me alegro por tus dos goles. Beatriz estaría orgulloso de tí -me comentó

– Gracias -le sonreí

– De nada.

Nos quedamos en silencio, no sabíamos que decir.

– ¿Después del partido podemos quedar para dar una vuelta?

– Sí. Me ducho después y nos damos una vuelta, no hay problema

– Entonces, nos vemos luego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s