Dios ha resucitado no está muerto.

“Dios ha muerto”; la frase de Nietchze queda entredicho, el domingo de Resurrección fue la resurrección de Jesús, así que Nietzche estuvo equivocado.

La alegría de compartir la alegría de Dios, de la resurrección, de la Semana Santa, no es nada comparado con el amor que Jesús nos tiene a cada uno de nosotros. Muchas veces nos hemos dado cuenta de que son los sencillos actos de amor de la gente corriente los que mantienen el mar a raya, los que con sus promesas, sus simpatías, sus alegrías, y sus sonrisas, hacen que el mar se mantenga a raya. La gente hace que Dios permanezca muy cerca de nosotros, porque sin él todo lo bueno que nos sucede no tendría sentido. ¿Acaso no os preguntáis quien hace todo lo bueno y porque lo hace? Dios ama a cada uno de nosotros, y más ahora cuando a resucitado tal y como afirmó, “al tercer día resucitaré”. La gente está ciega, y se necesita la luz de Dios para que vean, como vio y creyó Tomás cuando vio las llagas de Cristo. Amemos a los demás y mantengamos el mal a raya, en esta resurrección de Cristo, en donde debemos de estar más contentos de haber sido llamados Hijos de un mismo Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s