Blanca y su breve presentación

Blanca era una chica de quince años muy madura, con el pelo rubio recogido en una gran coleta de caballo, los mofletes, redondeados y rosáceos, favorecían aun más su esbelta figura, sobre todo remarcando la belleza que salia de su rostro. Los ojos, redondos y pequeños,  habían sido robados por su madre, y su sonrisa había salido de la naturaleza de la chica. Con sus quince años, Blanca, había aprendido a ser más lista de lo que de verdad aparentaba, sus fracasos en su corta vida le habían llevado a tomar decisiones muy complicadas para su corta edad. Su padre había muerto a causa de un paro cardiorespiratorio durante los meses de Verano y todavía notaba su ausencia, no estaba acostumbrada  a perder a alguien tan cercano como lo era su padre. Su madre llegaba muy tarde de trabajar, y ella tenía que pasar el día en soledad, la abuela Teresa le hacía la comida y se iba de nuevo a su casa, dejando sola a Blanca. En sus muchos ratos de soledad había aprendido una nueva habilidad, imaginar soñando y después escribir imaginando, sus escritos iban desde pequeñas redacciones hasta largas reflexiones sobre su vida. Tras haber descubierto esa pasión por escribir, su sueño estaba dando fruto, y en más de alguna ocasión se había preguntado la misma pregunta ¿Y si hago periodismo? La carrera que había cursado su madre era para ella una salida a su soledad. Ella y su madre vivían a las afueras de Barcelona, con una renta per capita muy limitada, solo se podían permitir un extra en fechas señaladas como cumpleaños y alguna que otra fiesta de sus familiares. Blanca, desde muy pequeña, le había gustado la guitarra de su madre, y ambas, en algunas ocasiones, en el que el horario de la madre se lo permitía, tocaban para que la muchacha adquiriera también un dominio con la guitarra, que descansaba en la habitación de su madre con su funda para evitar destrozos o imperfectos en el único instrumento que tenían. Había aprendido a tocar “Moon River” gracias a la labor de enseñanza que había realizado su madre a la hora de enseñarle a su hija. Blanca era un talento con piernas, pero el talento lo forjaría días más tarde al conocer a Álvaro, un estudiante de periodismo, de dieciocho años y muy atractivo en el que el estatus, la edad y sus sentimientos jugarían un papel fundamental en la  personalidad de Blanca y en sus sentimientos hacia el muchacho. Pero el futuro le depararía noticias malas y noticias buenas.

18738326-chica-joven-con-la-guitarra-acustica-y-su-novio-en-el-bach

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s