Mi Teatro Es Para Ti

Una mañana de Diciembre en un punto de la ciudad

Diciembre había llegado. El frío parecía haberse colado por los rincones de la ciudad sin siquiera pasar antes por notario alguno. Como un inquilino más, el frío, acompañaba siempre haya a dónde se dirigían las personas. Un joven abre la puerta del Starbucks ubicado en las Puertas de Murcia y saluda a los empleados, estos, les devuelven el saludo. Se sienta al final del establecimiento y saca de la funda su portátil. En menos de dos semanas tiene que presentar su nueva novela, su segunda novela. Aún recuerda el momento de la publicación de “Desde Tiempo Atrás”la primera novela, una novela que había alcanzando las cifras de Best Seller. Y sabe que le ha costado llegar a dónde estaba ahora. Sabía que le había costado sudor, esfuerzo, tiempo y sobre todo, dedicación para ver su novela en las primeras posiciones de libros más vendidos, superando a “El Diario de Meri” el de su escritor favorito, Blue Jeans. Se coloca las gafas y espera a que su ordenador HP se termine de encender para poder seguir con su novela. Uno de los empleados se acerca hasta él.

– ¿Un Caramel Machiatto, verdad Bruno?

– Por supuesto Joel, con doble de café si es posible

– Estupendo

El empleado vuelve a dejar a solas al escritor que ya abre su documento word de su novela y se dispone a leer lo que había escrito la noche anterior. Las vacaciones de Navidad eran propicias para poder terminar su novela y así presentarla para los meses de Enero y Febrero. De la funda, coge los auriculares, y abre su cuenta de Spotify Premium para escuchar su grupo de música favorito, Imagine Dragons. “I Bet My Life” es la canción escogida. Una vez puesta banda sonora a lo que va a escribir, lee lo que había escrito durante la jornada de la noche anterior.

Camina lentamente con la carpeta llena de fotos de Crhistian Grey. La película del mes o del año, “Cincuenta Sombras de Grey”. A su vez, en sus auriculares, la voz de Dani Martín pone banda sonora al momento. “Gretel” una de sus canciones favoritas, marca el camino de vuelta a casa tras las clases. La última hora con el profesor de Lengua les había agotado y por lo tanto, no tenía ganas de hacer deberes ni de estudiar para el examen del día siguiente...”

El escritor empieza a escribir en continuación con el párrafo escrito la noche anterior. Mientras va escribiendo, va pensando en ella, en la protagonista de su historia. Una historia que estaban compartiendo desde Agosto.

Mientras el escritor escribe en un Starbucks, en un punto de la ciudad.

Las clases de Ciencias Para El Mundo Contemporáneo siempre son mortales, y más, a última hora. Sueño, cansancio, y murmullos, era lo único que expresaban los alumnos mientras el profesor explica la materia. Muchas horas de clase y muy pocos descansos. Un grupo de chicas estaban sentadas al final de la clase intentaban soportar las palabras impronunciables del profesor de ciencias. Tomaban apuntes pero deseando que el timbre pudiera darles la libertad deseada. Quedaban dos días para las vacaciones de Navidad. La puerta se abre y aparece el director con el profesor de Lengua y Literatura.

– Perdona por interrumpir su clase, Murillo -se disculpa el director.

– No pasa nada señor director, usted es el máximo profesor de esta noble institución -responde el profesor sentándose en su silla.

– Bien, Alumnos….Como seguramente estaréis impacientes con las vacaciones de Navidad, hemos pensado entre el profesor de lengua y yo, en que mañana no tengáis clases, pero, vendrá Bruno Naredo, escritor nominado a los Premios Planeta. Aún no sabe que ha sido nominado, entre la editorial, y nuestro centro educativo, Sebastián El Cano, haremos una sorpresa. Puesto que quedan dos días para las vacaciones, mañana será el último día. Pasado mañana se quedan libres de las últimas horas de clases.

Un tumulto de aplausos suena en clase. El director sonríe a los alumnos y sale junto con el profesor de Lengua y de Literatura para ir clase por clase comunicando la noticia. El profesor de Ciencias vuelve a la carga con su materia, mientras que el grupo de chicas sentada al final de clase, se miran, y sonríen. Una de ellas sonríe más todavía. Bruno Naredo, su escritor favorito, una historia que comenzó en Agosto.

Una mañana de Diciembre en un punto de la ciudad

Se coloca bien las gafas. Lleva casi toda la mañana escribiendo en su portátil. Ha recibido una llamada de su editor, le había comunicado que mañana tenía que presentar su libro en el instituto Sebastián El Cano, la última presentación que haría antes de meterse de lleno en la segunda novela. Suspira y mira el reloj que cuelga de la pared del local, las dos, han pasado dos horas desde que había comenzado a escribir aquella mañana. Decide descansar un poco y entra en su Twitter. Tres notificaciones nuevas. Siempre ha sido muy cercano con su público, con la gente que de alguna u otra forma le apoya para seguir adelante.

@Estersinh3: @BrunoEsctitor Realidad, Sueños, y Posibles, eso has elaborado con “Desde Tiempo Atrás” Un Beso!

@SandraM: @BrunoEsctitor 3 meses, lo mejor que me ha pasado en la vida.

@MartaBeliver1: @BrunoEscritor Has sido el primero en adentrarme en el mundo de la lectura.

Gracias a ese tipo de mensajes puede continuar escribiendo, puede seguir escribiendo historias para los lectores, sobre todo el mensaje suyo, el mensaje de tres meses, y es que no deja de pensar en ella, en el día en que su vida cambió para siempre. Contesta a los comentarios y cierra su cuenta para volver a escribir. Revisa lo escrito y se pone al filo de la trama. Joel deja otro Caramel Machiatto en la mesa mientras el escritor sigue tecleando en su ordenador portátil HP en su modelo Pavilion.

Mientras el escritor sigue escribiendo, en un instituto de un punto de la ciudad.

Media hora y terminarían las clases por ese día. Los minutos pasan lentos. La suerte es que mañana había una presentación de un libro, y no era tan dolorosa como una lección de ciencias o de otra asignatura. Las cuatro amigas del final tratan de resistir la explicación del profesor y de cómo hacer que las manecillas pasasen lo más rápidas posibles para decretar el final de la jornada. Sandra, una de las cuatro chicas, piensa en él, seguramente estará escribiendo su segunda novela, se alegra mucho, por él, por las buenas noticias que le estaban llegando, y sobre todo, por como la trata, única, querida, y especial.

– Sandra, mira el twitter de tu novio -dice una de las amigas mientras le pasa el móvil mientras ve que el profesor no le dirige la mirada.

La chica lee el tuit de su novio “Nunca me cansaré de decirte lo mucho que te quiero #BrunoNuevoLibro”. La chica sonrie. Él y su imaginación. Nunca dejará de sorprenderla. Y es que a pesar de que pasen los días, nunca dejará de sorprenderse por él, porque parece que él nunca se cansa de imaginar las cosas, él muy romántico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s