CAPITULO 1

Una mañana de Agosto, en un punto de la ciudad.

Abre la puerta del pequeño Starbucks ubicado en las Puertas de Murcia. Un joven con su portátil en la mano saluda a los empleados del local, estos, le devuelven el saludo. Se sienta al final del establecimiento y coloca el ordenador encima de la mesa. Va encendiendo su herramienta de trabajo y espera a que la sesión se inicie. Uno de los empleados se acerca hasta él para tomar nota.

– ¿Lo de siempre, escritor? –

– Sí, un Caramel Machiatto

– Marchando un Caramel Machiatto

Joel, el empleado, vuelve a dejar a solas al joven escritor y que prepara su disco duro USB para seguir escribiendo en su novela. Tres semanas por delante. Tres semanas de intenso trabajo antes de entregárselo a la editorial. Abre su documento word y comienza a revisar lo escrito durante la noche anterior.

Leiva sonaba en su móvil por los auriculares de David Guetta. El metro de Madrid estaba lleno. Desde Callao hasta Sol. Escuchando la misma canción “Mirada Perdida”, una de sus favoritas. El metro se detiene. Se baja, y ahí estaba, aquel que le sacaba miles de sonrisas por el ordenador. Por fin, tras tres meses de conversaciones a todas horas, por fin, se iban a conocer….

Ahí se quedó. Se coloca las gafas y empieza a retomar la historia por el punto en el que lo había dejado. Conecta los auriculares a su ordenador y pone a Leiva. “Los Cantantes” una canción de su disco “Pólvora“. La música es una gran aliada para él. Siempre está rodeado de la música. Escribe sobre la actualidad, sobre los jóvenes, sobre la gente de su entorno.

– ¿Se puede? -pregunta una voz femenina

El chico levanta la cabeza y ve a una chica de pie. Tenía los ojos color café, y el pelo moreno. El escritor sonríe.

– Claro que se puede…¿Qué tal estás, periodista?

– Vaya. Por lo que veo te acuerdas de mi profesión….

– Tú profesión es imposible olvidarla…Fuiste la primera en hacerme una entrevista. ¿Vienes ha hacerme otra?

– Claro…¿No te acuerdas?

– Era, broma, sí, me acuerdo. ¿Dónde quieres que hagamos la entrevista? ¿Aquí o en la calle?

– Pues, si eso nos quedamos aquí y te grabo en una grabadora.

– Excelente.

La joven se sienta en la silla de enfrente al escritor. Prepara todo para la entrevista. La segunda entrevista. Aún recuerda la primera, en aquella primera presentación. Su primera intervención ante los medios de comunicación.

– ¿Cómo te sientes al saber que cuentas con el apoyo de mucha gente?

– Bueno, en primer lugar, agradecer a la gente que me brinda su apoyo. Siempre me he considerado un intento de escritor, desde aquella primera entrevista que mi hiciste, hasta ahora, sigo siendo eso, un intento de escritor.

– Han pasado dos meses desde aquella entrevista, ¿Crees que ese Raúl que conocimos hace dos meses, ha cambiado, o se siente diferente?

– Hombre, quieras que no, la gente cambia en dos meses, la gente cambia, poco, pero lo hace, en mi caso, he cambiado, me siento más maduro…es como tener una responsabilidad, porque ya la gente te empieza a conocer y tienes que dar un ejemplo. Claramente me siento cambiado. El Raúl de hace dos meses tenía un sueño, ahora, el Raúl de hoy, es un Raúl maduro, y sobre todo, con una responsabilidad bajo el brazo.

El escritor sigue respondiendo a las preguntas que le formulan, mientras recuerda, el cambio que había provocado en su vida la publicación de su primera novela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s